Linea de Crédito: ¿Qué es y cómo funciona?

Una línea de crédito te da acceso a dinero “a la carta” y puede ayudarte a afrontar gastos como un proyecto doméstico o el mantenimiento inesperado del coche.

Una línea de crédito suele ser ofrecida por prestamistas como bancos o cooperativas de crédito y, si cumples con los requisitos, puedes disponer de ella hasta un importe máximo durante un periodo de tiempo determinado.

Sólo pagarás intereses cuando pidas un préstamo en la línea de crédito. Una vez que devuelvas los fondos prestados, esa cantidad volverá a estar disponible para que la pidas prestada. La flexibilidad es la clave aquí: Puedes elegir cuándo sacar el dinero, devolverlo y repetirlo, siempre que cumplas las condiciones, incluido el pago de lo que pides prestado a tiempo y en su totalidad.

Sigue leyendo para saber cómo funcionan las líneas de crédito y cuándo puede ser una buena opción para ti.


¿Cómo funcionan las líneas de crédito?

¿Cómo funcionan las líneas de crédito?

En primer lugar, hablemos de las opciones que tienes cuando necesitas pedir dinero prestado. En general, puedes solicitar un préstamo o una línea de crédito. Con un préstamo, obtienes una suma global de dinero y empiezas a pagar intereses inmediatamente, independientemente de cuándo utilices el dinero.

En cambio, una línea de crédito te da acceso a una cantidad de dinero determinada que puedes tomar prestada cuando la necesites. Pero no pagas ningún interés hasta que lo pidas prestado.

Una vez que hayas cumplido los requisitos para obtener la línea de crédito, dispondrás de un periodo de tiempo determinado -conocido como “periodo de disposición”- en el que podrás retirar dinero de la cuenta. El periodo de disposición puede durar varios años. El banco puede entregarte cheques especiales o una tarjeta para que los utilices, o transferir el dinero a tu cuenta corriente, cuando estés listo para utilizar el dinero prestado.

Una vez que pidas dinero prestado de tu línea de crédito, normalmente se empiezan a acumular intereses y tendrás que empezar a hacer al menos los pagos mínimos, cuyo importe se irá sumando a tu línea de crédito disponible a medida que los hagas. Pero una vez que termine el período de reintegro, entrará en el período de reembolso, en el que tendrás un tiempo determinado para pagar el saldo restante. Debes tener en cuenta que hacer sólo los pagos mínimos puede costarte más en intereses a largo plazo.

Líneas de crédito garantizadas

Una opción si lo que buscas es obtener una línea de crédito garantizada es una línea de crédito con garantía hipotecaria.

Estas líneas de crédito te permiten pedir un préstamo con el capital disponible en tu casa y utilizarla como garantía para una línea de crédito. Suelen tener un tipo de interés variable, lo que significa que sus pagos pueden aumentar con el tiempo.

Por lo general, el banco limitará la cantidad que puede pedir prestada hasta el 85% del valor de tasación de tu casa, menos el saldo restante de tu primera hipoteca. Cuando los bancos fijan el tipo de interés, entran en juego otros factores además de la puntuación crediticia, como el historial de crédito y los ingresos.


Líneas de crédito sin garantía

Líneas de crédito sin garantía

En este caso no estarías poniendo tu casa o tus ahorros en peligro si no pagas la línea de crédito, pero el prestamista está asumiendo más riesgo con los préstamos sin garantía, lo que podría dar lugar a tipos de interés más altos que con una línea garantizada.

Cada línea de crédito sin garantía tiene unas condiciones únicas. Los límites pueden oscilar entre unos pocos miles y unos cientos de miles de euros. Algunas líneas de crédito conllevan comisiones; por ejemplo, puede que tengas que pagar una cuota anual sólo para mantener la cuenta abierta.


¿Cuál es la diferencia entre una tarjeta de crédito y una línea de crédito?

Las tarjetas de crédito son similares a las líneas de crédito. Ambas son una línea de crédito renovable, lo que significa que puedes sacar dinero de ella hasta el límite de crédito, luego devolverlo (más los intereses que debas) y volver a pedirlo prestado.

Pero las tarjetas de crédito y las líneas de crédito son dos productos diferentes que ofrecen los prestamistas, y hay algunas diferencias clave entre ellos.

En el caso de las tarjetas de crédito, no hay un periodo de carencia, sino que puedes utilizar la tarjeta mientras la cuenta esté abierta y en buen estado. Muchas vienen con programas de recompensas, y si puedes pagar tu saldo a tiempo y en su totalidad cada mes y tu tarjeta tiene un período de gracia, puedes evitar el pago de intereses por completo. Esto significa que las tarjetas de crédito pueden ser una mejor opción para el gasto diario, si se utilizan de forma responsable.

La desventaja de las tarjetas de crédito: pueden tener tipos de interés más altos que las líneas de crédito, por lo que mantener un saldo en una de ellas puede costarle más. También pueden ofrecer límites inferiores a los de las líneas de crédito personales, y podrías tener que hacer frente a elevadas comisiones y TAE si quieres sacar dinero en efectivo con un anticipo de la tarjeta de crédito.


¿Cuándo utilizar una línea de crédito?

¿Cuándo utilizar una línea de crédito?

Si necesitas el dinero para un proyecto de mejora de la vivienda, gastos de educación u otros tipos de gastos importantes, una línea de crédito garantizada puede ser una buena idea, siempre que sepas que dispondrás del dinero para el reembolso. Y además: los intereses que pagues por la línea de crédito pueden ser deducibles de los impuestos.

Una línea de crédito personal sin garantía puede ayudarte a consolidar varias deudas pequeñas que estás pagando en un solo pago con una TAE más baja, al tiempo que evitas el uso de garantías (dependiendo de las condiciones de cada línea de crédito y de tu solvencia).

¿Cuándo no utilizar una línea de crédito

Si sabes que no puedes hacer frente a los pagos o tus ingresos son inestables, una línea de crédito puede no ser una buena opción. Si no cumples con los pagos, lo más probable es que su crédito se vea afectado. Además, en una línea de crédito garantizada, el prestamista puede tomar posesión de la garantía.

Si utilizas la línea de crédito para necesidades básicas o para financiar gastos a corto plazo, como cenas y vacaciones, eso podría ser una señal de alarma de que tienes problemas financieros y no deberías contraer nuevas deudas.

¿Qué te ha parecido esta información? ¡Puntúala!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta