En España muchos jóvenes con buenas ideas de negocio se encuentran con un muro a la hora de emprender. Esto es así porque además de que para empezar un negocio necesitamos de media 13 días y un mínimo de 3000€ (lo que que cuesta poner en marcha una SL), no se nos educa para el emprendimiento. Pero, ¿por qué en España es mucho más difícil emprender que en otros países? En este artículo vamos a repasar algunas de las razones por parte de expertos y algunos jóvenes emprendedores que han conseguido sacar adelante sus proyectos.


Falta de habilidades

El sistema educativo español no fomenta las habilidades emprendedoras. Lo que se aprende en la primaria, secundaria y la universidad va en contra o no tiene nada que ver con el emprendimiento. En España hace falta incentivar habilidades que son innatas en cualquier emprendedor, como pueden ser:

  1. Tolerancia al riesgo
  2. Proactividad
  3. Adaptabilidad
  4. Liderazgo
  5. Capacidad de comunicación
  6. Inteligencia emocional
  7. Capacidad de negociación
  8. Creatividad
  9. Resolución de conflictos

El fracaso es necesario

En algunas culturas se tiene muy claro que nadie toca la tecla mágica a la primera y que hace falta fracasar antes de tirar adelante con un negocio exitoso. El fracaso forma parte del proceso de aprendizaje en el que se embarca toda persona que emprende. En España existe una cultura del prestigio en la que si un negocio sale mal las deudas salpican a la familia cercana y la gente tiene una imagen negativa de esa persona.

No lanzarse a por ello a tiempo

Solamente con estar dispuesto a emprender no vale. Muchos jóvenes emprendedores cometen el error de tardar mucho en lanzar su producto y se pasan años testándolo para ver que las cosas siguen funcionando. Es clave introducir ese producto en el mercado cuanto antes posible para ver si realmente cubre una necesidad del público. Venderlo sobre papel y si resulta interesante hacerlo puede resultar una locura e ir en contra del sentido común, pero facilita y acelera mucho los pasos.

La burocracia no ayuda

La flexibilidad a la hora de constituir el negocio también importa. En Reino Unido se tardan 4 días de media en tenerlo todo listo para iniciar un proyecto y no se requiere capital mínimo. En España esos plazos se multiplican por 4 y lo más barato que puedes conseguir es registrarte como autónomo. Para mejorar estos aspectos se requiere que las administraciones se digitalicen y se estén adaptadas al siglo XXI. Abrir un negocio debería ser tan sencillo como abrir una cuenta de correo electrónico.

Financiación a medida

Una medida que suelen mirar todos los inversores a la hora de apoyar un proyecto son los balances y los estados financieros de una empresa, aunque en el caso de las compañías de nueva creación eso no existe todavía. Por tanto no hay ninguna ratio que se pueda tener en cuenta para medir el potencial de un proyecto. Por esa razón la financiación privada muchas veces es la única solución para poder sacar adelante una idea de negocio, pero financiación privada que sepa mirar el potencial de una idea más allá de los balances de una compañía.

¿Qué te ha parecido esta información? ¡Puntúala!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta