En prestamistas.net estamos especializados en la concesión de préstamos para poder cancelar embargos y subastas, indiferentemente de donde provengan.

A su vez, si el embargo ya se ha producido y los bienes van a salir a subasta, te ayudamos a parar la misma hasta el día que se haga la subasta pública.

Es de vital importancia actuar lo antes posible si te encuentras en esta segunda situación, ya que cuando más cerca nos encontramos de la finalización del proceso, más costes se deberán asumir para poder paralizarlo.

En este artículo encontrarás todas las claves para poder parar una subasta hipotecaria con el menor tiempo posible.


¿Qué es una subasta judicial?

Qué es una subasta judicial

Las subastas judiciales son el último paso que encontramos en cualquier proceso de embargo judicial por impago de deudas. Un embargo judicial puede estar sujeto a cualquier jurisdicción, ya sea civil, administrativa, laboral, o en el peor de los casos penal. No obstante, el embargo de tipo civil suele ser el más común.

Además, se aplica el término “judicial” a todos aquellos procesos de embargo y subasta que han sido gestionados a través de un juzgado (que vienen a ser el 90% de esos procesos). Otro tipo de embargos y subastas son las administrativas, las privadas y también las penales.

El sujeto pasivo de la subasta (subastado), tiene derecho a parar la subasta judicial durante cualquier momento del proceso, ya que así lo determina la normativa.

De hacerlo, el subastado deberá pedir una comparecencia con el ejecutante para poder llegar a un acuerdo y pactar un plan de pago y devolución de la deuda.


Ejecución y desarrollo de la subasta judicial

A día de hoy, la manera más común de organizar subastas es de forma electrónica y telemática, a través del portal de subastas del Ministerio de Justicia.

A través del mismo se fija los que se denomina una “postura”, es decir, se hace una puja por cada uno de los lotes (conjunto de bienes) o bienes individuales. Cuando se han recogido todas las pujas, se da fin a la subasta. Dicha subasta puede terminar de varias formas. Veamos cuáles son:

  • Pujas superiores al 70% del valor: se cierra la subasta y se aprueba en favor del mejor postor. Este deberá ingresar el valor de la postura en un plazo máximo de 40 días. Si lo desea, podrá pagarlo a plazos.
  • Pujas inferiores al 70% del valor: cuando la mejor postura es menor al 70%, el deudor tiene derecho a presentar un tercero que mejore la puja, en un período inferior a 10 días.
    • Si el deudor no encuentra ese tercero, se aprobará la puja al mejor postor siempre y cuando supere el 50% del valor de tasación de los bienes.
    • Si no se cumple este punto anterior, será el Secretario Judicial encargado de la Subasta quien decida si aprueba o no la subasta.
  • Suspensión: durante cualquier momento de la subasta que sea anterior a la aprobación del remate y cierre, es posible pararla. Esto sucede en caso de que el ejecutado pague la deuda.
  • Aprobación de la puja y adjudicación: si el deudor no ejerce su derecho fijado en el punto anterior, se adjudicará el bien al mejor postor y se dará por finalizada la subasta.

Cómo parar subasta judicial

Parar subasta judicial

Recordemos que una subasta es el último paso de cualquier proceso de embargo, donde se ponen a la venta los bienes del deudor para poder pagar la deuda. La subasta se podrá detener si el acreedor consigue cobrar la deuda o se llega a un acuerdo de pago de la misma. Este acuerdo puede ser de todo tipo como, por ejemplo:

  • Extinguiendo la deuda que nos ha llevado a la subasta judicial y pactando otro préstamo y plazos de devolución del mismo.
  • Acordar con el acreedor que los bienes se vendan de forma externa a la subasta, para conseguir un beneficio más elevado y acorde al precio del mercado, usando ese dinero para poder liquidar la deuda.
  • Pidiendo una prórroga en la ejecución y los plazos de devolución de la deuda. Esto se puede hacer si, por ejemplo, se está pendiente de recibir un ingreso a corto plazo con el que se podría llegar a devolver el dinero. Hay que poder demostrarlo para que sea efectivo.

Todas las subastas judiciales funcionan en base a la misma operativa y se pueden parar en cualquier momento del proceso (siempre y cuando sea antes de la ejecución  de la propia subasta), tal como hemos especificado anteriormente.

Existe una excepción, y es que se puede llegar a parar una vez el bien se ha subastado, siempre y cuando el precio no haya sido el esperado. Aun así, se recomienda siempre no llegar nunca a tal punto.

En cualquiera de los casos, se recomienda siempre realizar todo el proceso de paralización de una subasta judicial acompañado de un experto en ejecuciones judiciales o embargos.

A continuación, veremos los dos tipos de procesos de parar subasta judicial en función del momento en el que se encuentran

Parar subasta judicial durante la fase de ratificación de deuda

Antes de que se inicie la subasta, se hace un proceso de ratificación de deuda impagada, donde la entidad financiera o acreedor a quién debemos el dinero, se encargará de presentar toda la documentación necesaria para demostrar que existe una deuda. Se puede parar el proceso de subasta judicial en este momento preciso. De no hacerlo, al no pagar las cantidades debidas, se inicia el proceso de ejecución de la deuda.

Parar subasta judicial durante la fase de investigación patrimonial

Una vez se ratifica la deuda y siempre y cuando no hagamos nada al respecto, se pondrá en marcha una fase de investigación patrimonial para saber cuáles son los bienes que tenemos y que son susceptibles de ser embargados y posteriormente subastados. En este proceso también se analizan sueldos, salarios, pensiones y rentas. De hecho, se clasificará el patrimonio del deudor en base al principio de liquidez o facilidad de venta, siendo lo primero en ser embargado el dinero y todas las cuentas corrientes de las que disponga. Si entramos a negociar un plan de devolución de deuda, podremos parar la subasta judicial durante esta fase de investigación patrimonial.

Ofrecer un plan de pago detiene el proceso

En cualquier tipo de embargo o subasta judicial, se puede negociar con el acreedor una forma de poder devolver el dinero y ofrecerle un plan de pago realista. Este proceso suele detener de forma automática la subasta. De hecho, el proceso de embargo y posterior subasta de bienes puede llegar a prolongarse meses o incluso años.

Por ello, la mayoría de acreedores preferirán negociar una forma de pago a base de prorrogar o mejorar las condiciones de devolución, antes de tener que iniciar un procedimiento complejo a nivel administrativo y operativo.


Pide un préstamo en prestamistas.net

Si te encuentras en situación de subasta judicial, ponte en contacto con prestamistas.net para que estudiemos tu situación y determinemos si es posible o no, llegar a parar subasta judicial. Sigue los siguientes pasos:

  1. Ponte en contacto con nosotros a través de prestamistas.net. En la menor brevedad de tiempo posible, uno de nuestros agentes te contactará para estudiar tu situación.
  2. Evaluaremos tu deuda y también la situación financiera que presentas, para determinar si es posible presentar un plan de pago. En un plazo inferior a 72 horas, te daremos una respuesta según nuestro estudio de viabilidad.
  3. Te presentaremos una propuesta de plan de pago al acreedor, nos encargaremos de liquidar la deuda por ti y pasarás a devolvérnosla a nosotros.

Parar la subasta judicial y liquidar la deuda en cuestión, significa también dejar de aparecer en registros de morosos como ASNEF o RAI.

Las condiciones para poder acceder a dicho préstamo son las siguientes:

  • Disponer de un inmueble a tu nombre: debes ser el propietario de un inmueble que se usará como aval o garantía, ya sea una casa, un garaje, un local comercial, etc. Dicha propiedad debe estar libre de cargas hipotecarias.
  • Solicitar un mínimo de 20.000€: esta cantidad nos permite afrontar los gastos fijos que se generan durante el estudio y apertura del préstamo.
    • El importe máximo del préstamo será del 30% del valor de la propiedad, independientemente del tipo de inmueble que sea.

Por nuestra parte, lo único que deberemos hacer es lo siguiente:

  1. Determinar el valor de tasación de la propiedad que aportas
  2. Analizar el tipo de embargo y sus causas
  3. Cantidades que se adeudan para calcular un plan de pago que sea viable
  4. Plazo y situación en la que se encuentra el proceso

Ponte en contacto con nosotros

No dudes en ponerte en contacto con prestamistas.net a través de la página de contacto, por teléfono o mandando un email.

Nuestros agentes se pondrán contigo en un plazo menor a 24 horas para poder analizar tu situación y ofrecerte todas las salidas posibles.

No dejes que el proceso siga su curso sin contar con la ayuda de un profesional, que te pueda guiar y asesorar durante todo el proceso y que, a su vez, te ofrezca una salida viable a la situación.

¿Qué te ha parecido esta información? ¡Puntúala!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta