Leasing clásico… pero a la inversa

Su definición en inglés lo dice claramente: el lease back es simplemente el leasing inverso. El Lease Back es una operación que funciona al revés de un leasing clásico.

Leasing clásico

En un leasing clásico un banco o una institución financiera pone a nuestra disposición un bien (maquinaria, un coche, equipos informáticos…) y nosotros le pagamos unas cuotas por el uso de ese bien. Al final de toda la operación podemos ejercer nuestro derecho de compra y adquirir el bien por el valor residual que marque el contrato o devolverlo y empezar un nuevo contrato de leasing.

Lease back

En el caso del leasing back (también conocido como retroleasing, leasing inverso o lease banking) quién entrega el bien es una empresa, que cobra por el “alquiler” de ese bien y que puede vender o no a la hora de finalizar el contrato. Es una fórmula de financiación muy utilizada entre empresas que disponen de un gran volumen de patrimonio y del que quieren obtener un rendimiento. La mayoría de empresas que hacen un contrato de lease back prefieren recuperar el bien al final del contrato en vez de ofrecer la posibilidad de compra, aunque eso difiere un poco en el caso de los inmuebles, como veremos más adelante.


Funcionamiento de lease back

El lease back es una forma muy efectiva de obtener liquidez a través del propio patrimonio de la empresa. El lease back se puede utilizar sobre cualquier tipo de bien ya sean máquinas, equipos técnicos y de análisis, equipos de medición e incluso inmuebles.

El caso de los inmuebles

En el caso de los inmuebles una fórmula muy utilizada es la de “vender” el inmueble a una entidad financiera a través de un contrato de lease back. De esta forma la empresa obtiene la liquidez que necesita y paga las cuotas descritas en el contrato de lease back hasta ejercer la opción de compra.


Ventajas del lease back

La principal ventaja de la firma de un contrato de lease back sobre el patrimonio de la empresa es que se obtiene liquidez de los propios activos sin perder la titularidad contable de los mismos. El bien sigue apareciendo en el balance de la empresa y la deuda se contabiliza como un pasivo financiero. Es lease back es por tanto una forma perfecta de financiarse de forma inmediata volviendo a recuperar nuestro bien a largo plazo.

Valor residual equivale al precio de mercado

En un leasing inverso el valor residual del bien normalmente se fija en base al valor del bien el mercado, y no en base a lo que diga el contrato. Esto es así porque la mayoría de contratos de leasing inverso se firman sobre inmuebles, un tipo de bien que normalmente no pierde valor con el tiempo.

¿Qué te ha parecido esta información? ¡Puntúala!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta