Qué puedo ofrecer si no tengo aval

Uno de los métodos más seguros para obtener un préstamo es disponer de un avalista. Esta figura se encarga de asumir nuestra deuda en caso de que llegue un momento en el que nosotros no podamos responder de ella. De ahí que entidades financieras, como por ejemplo los bancos, la valoren mucho.

Sin embargo hay muchos clientes que no pueden o no desean disponer de un aval para solicitar un préstamo. No hay que olvidar que esto significa asumir que otra persona o entidad se encargará de saldar nuestra deuda si nosotros son podemos.

En esos casos, ¿qué puedo ofrecer si no tengo aval? En Crediting te lo contamos.

Qué ofrecer si no tengo aval

El aval no es el único método de conseguir un préstamo. Existen otro tipo de condiciones con las que conseguir dinero en un momento dado. Sin embargo, antes de explicarlas, es bueno que tengamos clara la diferencia entre aval y garantía.

Diferencias entre aval y garantía

En términos generales podemos decir que tanto el aval como la garantía son métodos por medio de los cuales el prestatario garantiza al prestamista que va a poder hacer frente a la deuda incluso cuando no disponga de capital suficiente.

La diferencia radica en la figura o cosa sobre la cual recae esta responsabilidad. Para entenderos el aval ha quedado ligado a la figura de una persona que responde por nosotros si no podemos saldar la deuda. Aunque en términos generales un aval es o bien una persona o una cosa que sirve para responder a posibles impagos.

Sin embargo hoy en día el término aval se utiliza como sinónimo de avalista y el de garantía se asocia a objetos o cosas que se utilizan para poder cubrir dicha deuda.

  • Hablaremos por tanto de aval cuando un familiar, un amigo o una empresa responda por nosotros en el pago de un crédito llegado el caso de necesidad. Es una manera para que el prestamista disponga de toda la seguridad de que su préstamo y los intereses van a ser pagados siempre.
  • Nos referiremos a una garantía cuando usemos un bien con el que responder a las posibles deudas. Esto puede ser desde el uso de joyas, pasando por nuestro propio vehículo e incluso una vivienda.

Entonces, ¿qué puedo ofrecer si no tengo aval?

No te preocupes, porque como podrás imaginarte hay muchos métodos y créditos que no requieren de un aval o avalista para su concesión. Normalmente para que una entidad crediticia ofrezca unos préstamos es importante que:

Dispongamos de una situación financiera holgada

Si te fijas gran parte de los créditos que se conceden no precisan de un aval. Estos préstamos tienen más interés en la situación financiera del cliente que en la posibilidad de encontrar algo o alguien que pague la deuda si este no puede cumplir.

De ahí que una situación financiera holgada será tu mejor garantía para solicitar un préstamo sin aval. En general aquellos perfiles que disponen de un puesto de trabajo por cuenta ajena, con un contrato indefinido, y más de tres años de antigüedad, no suelen tener problemas para poder conseguir un crédito.

Si a esto le sumas unos buenos ahorros las dificultades desaparecen por completo. Cuanto mejor sea la situación financiera del prestatario más posibilidades crediticias tendrá a su alcance. De hecho podrá optar por préstamos con unos intereses y condiciones mucho más atractivos que otros clientes que no disponen de un empleo estable.

Una garantía

Muchos prestamistas solicitan garantías en vez de un aval. Como explicábamos unas líneas más arriba hoy en día cada vez se asocia más el aval a una figura física, y la garantía a un bien material que puede servir para pagar la deuda en un momento dado.

En general en estos casos se utilizan diferentes propiedades del prestatario como garantía. Desde un vehículo, pasando por un inmueble o incluyo joyas.

En todos los casos la propiedad debe de estar libre de cargas y pertenecer al prestatario. De otro modo no podrá utilizarlo como garantía para su préstamo.

  • Es bastante frecuente en el caso de los inmuebles que el prestamista ofrezca un capital que equivalga como máximo al 25 % del valor total del inmueble. En caso de que en un momento dado el prestatario no pueda continuar saldando su deuda la vivienda se utilizará para continuar con el pago.
  • En el caso de los vehículos con frecuencia se ofrecen diferentes oportunidades a los clientes para que puedan seguir utilizándolos. Existen alternativas de dejar en depósito el coche que sirve de garantía u opciones de pagar un pequeño alquiler a cambio para poder seguir usándolo libremente. En este caso el vehículo también debe de estar libre de cargas y completamente pagado.

Conclusiones

Como ves existen diferentes opciones que permiten a los ciudadanos y empresas obtener préstamos sin necesidad de contar con un aval. En todos los casos la situación más recomendable es tener capital suficiente por uno mismo como para poder enfrentar la deuda con el paso de los años. De esta manera no perderemos ningún bien material ni tendremos que echar sobre los hombros de otra persona o entidad una elevada carga financiera.

Si te ha gustado este artículo…

Si te ha resultado útil este artículo sobre qué puedo ofrecer si no tengo aval, estamos seguros de que te gustarán otros post del blog de noticias de Prestamistas.net. Aquí encontrarás información de actualidad sobre novedades en el sector del motor y préstamos.

¿Qué te ha parecido esta información? ¡Puntúala!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta