¿Cómo puedo saber si me conceden un préstamo personal o no?

¿Cómo funcionan los préstamos personales?

La financiación se puede dar de varias formas, en préstamos personales, hipotecas, financiación para vehículos, para compras a plazo o en forma de tarjetas de crédito.

Cada una de estas formas tiene un fin específico dependiendo del objetivo que tengas, puede ser para comprar un coche o incluso una casa, aunque también puede estar orientado a dilatar un gasto importante que quieras dividir en mensualidades.

Los préstamos personales son una forma de financiación que sirve como apoyo para llevar a cabo compras de alto valor o para reunificar deudas.

Debido a que los préstamos personales tienen tipos de interés más beneficiosos que otras formas de financiación como las tarjetas de crédito, se pueden usar por ejemplo para reunificar deudas de varias tarjetas de crédito, haciéndolo sólo en un pago mensual a un costo menor.

Los préstamos personales son una herramienta financiera muy poderosa, pero debe manejarse con mucha responsabilidad. Cuando te dispongas a pedir un préstamo debes tener en cuenta todos los pros y los contras y leer cuidadosamente el contrato.


¿Qué es un préstamo personal?

¿Qué es un préstamo personal?

Un préstamo personal es un préstamo para el cual cumples los requisitos según tu historial y tus ingresos. Los préstamos personales pueden llamarse también préstamos a la firma o préstamos sin garantía porque normalmente no se requiere una garantía para asegurar este tipo de préstamos.

Cuando hablamos de garantía nos referimos a un bien susceptible de ser embargado por el banco o entidad financiera para recuperar el dinero. Para la concesión de este tipo de préstamos los prestamistas suelen evaluar tu situación financiera en lugar de pedir una garantía.

Los préstamos personales son más sencillos de obtener que los préstamos hipotecarios o los préstamos para financiar vehículos. Esto los hace muy interesantes para multitud de usos, como reparaciones en tu vivienda u otros gastos más elevados.

El dinero de los préstamos personales lo puedes utilizar para muchas cosas, pero sólo debes solicitar la cantidad que necesites y siempre para cosas que vayan a tener un impacto positivo en tus finanzas a largo plazo. Previo a la solicitud del préstamo, existen algunos términos que debes tener presentes, entre ellos:

  • Capital. Es el dinero que se pide prestado. Si solicitas un préstamo personal de 10.000 euros, esa cantidad es el monto total del préstamo. Cuando la entidad financiera calcula los intereses que te cobrará, se basa en el monto que debes. Según vas devolviendo el préstamo personal, el importe del principal va disminuyendo.
  • Intereses. Cuando pides un crédito, te comprometes a pagar tu deuda con el pago de una tasa, que son básicamente el precio que el prestamista te cobra por permitirte utilizar su dinero y devolverlo a lo largo del tiempo. Pagarás un interés mensual además de la parte del monto irá destinado a reducir el total del préstamo. La tasa que te cobra el banco suele expresarse en forma de porcentaje.
  • TAE. TAE viene de “tasa anual equivalente”. Cuando solicitas financiación, además de los intereses, el prestamista suele cobrar comisiones por realizar el préstamo. El TAE tiene en cuenta el tipo de interés y las comisiones del prestamista para darte una aproximación del coste real de tu préstamo. Comparar las TAE es una buena forma de comparar la accesibilidad y las características de los distintos préstamos personales.
  • Pago mensual. Mientras que dure el préstamo se deberá realizar un pago una vez al mes al prestamista. En este pago está incluida la amortización del préstamo así como los intereses que se deberán pagar mientras dure el contrato.
  • Préstamo sin garantía. Este tipo de préstamos suelen ser préstamos sin garantía, lo que quiere decir que no tienes que aportar nada para que te lo concedan. Cuando se trata de financiar una casa o un coche, este tipo de bienes actúan como garantía. Sin embargo en este caso el único respaldo es la buena situación financiera del cliente, su historial con el banco, su nómina, su última declaración de la renta, etc…

Ventajas y desventajas de los préstamos personales

Ventajas y desventajas de los préstamos personales

Como cualquier otro tipo de crédito, un préstamo personal tiene ventajas y desventajas, dependiendo de tu situación financiera específica. Que un préstamo sea bueno para ti dependerá en gran medida de la prudencia con la que gestionas tus préstamos a lo largo del tiempo.

El lado positivo es que un préstamo personal puede ayudarte a realizar una gran compra. Dividir un gasto grande en pagos más pequeños a lo largo del tiempo puede ayudar a que ese coste sea más manejable cuando se tienen ingresos estables. Los préstamos personales suelen tener tipos de interés más bajos que los que se pagarían por una compra con tarjeta de crédito. Un préstamo personal también puede ser una buena forma de consolidar varias deudas de tarjetas de crédito con intereses altos en un único pago con intereses más bajos.

Sin embargo, si pagas con retraso o no realizas ningún pago, esto te puede afectar desde el punto de vista legal. Los pagos atrasados o no efectuados pueden provocar que seas incluido en un fichero de morosos, lo que va a limitar tu capacidad de obtener crédito a mejores tasas.

¿Qué te ha parecido esta información? ¡Puntúala!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta